Para gustos los colores

Seguro que has conocido a alguien alguna vez al que le gusta tunear su coche, seguro que con unos te has quedado con la boca abierta por lo que te ha gustado y con otros ha sido todo lo contrario te has quedado con la boca abierta del horror tan espantoso al que te has enfrentado. Y es que como suelen decir para gustos los colores y es precisamente lo que deben pensar todas esas personas que intentan poner su coche como si de un árbol de Navidad se tratara. Porque si queremos hacernos eco de algunos coches que nos cuesta hasta mirar podemos pensar en que le lleva a una persona a poner en todos los bajos de su coche césped, o cualquier otra cosa que nada tiene que ver con la marca en sí y que al final luce de manera fea y ridícula. Creo que de todo esto la culpa la tiene también el desguace sitios como https://www.tudesguace.com/ donde podemos encontrar una gran variedad de desguaces homologados, y porque digo esto, pues porque la moda de utilizarlos ahora ha dado paso a que la gente al no poder comprarse un coche nuevo haya decidido tunear.

Nos hemos creado una expectativa de los desguaces que nada tiene que ver en realidad, la verdad es que los vemos como sitios en los que solo podemos encontrar piezas de segunda mano para arreglar una avería, es verdad que al final es su función, pero nos encontramos con poder sacar cualquier tipo de pieza que necesitemos, como puede ser un retrovisor, un paragolpes, un reposabrazos, o cualquier tipo de pieza que le podamos acoplar al coche para que quede bien. El restaurar un coche con unos cuantos años no nos da derecho a estropearlo, hay mil y una formas de dejarlo como nuevo y una de ellas es optando por piezas de coche de segunda mano. Por eso si en lo que estás pensando es en darle un aire nuevo a tui vehículo te recomiendo que pienses muy bien lo que quieres y antes de dar el primer paso te dejes aconsejar por los que de verdad saben del tema, llevar un coche tuneado no es sinónimo de feo por eso hazlo con cautela y deja a la gente con la boca abierta, pero de expectación ante un cambio tan chulo que todos querrán copiar en breve.