Lo mejor de trabajar en una oficina

La mayoría de las personas quiere trabajar en una oficina, un trabajo cómodo, remunerado, con unos horarios no muy flexibles pero certeros, con un contrato de trabajo bueno y sin pasar ni frio ni calor dependiendo de las estaciones.

La vida de los oficinistas es cómoda, o por lo menos eso pensamos los que lo vemos desde fuera. Lo que vemos es que dependiendo del sector en el que se muevan tienen unos horarios u otros, algunos trabajan solo por las mañanas, otros con horario partido. Todos delante de un ordenador, tecleando sin parar, con una taza de café al lado derecho y un muffins con pepitas de chocolate para acompañar.
¿Realmente es así? Hay varias versiones, dependiendo de los ojos con los que se mira. Algunos se aburren como ostras, todo el día, hora tras hora sentado frente a la pantalla del ordenador, todo el día introduciendo datos, todo el día con cifras, con gráficas, con formatos diferentes…
Algunos dicen que es el trabajo de sus vidas, otros que lo más emocionante que hacen es comprobar que no falte el papel oficina barato.

Y es que todo depende del lugar que ocupes en la oficina, puedes ser el becario, ese que trae los cafés, que hace las fotocopias y que además es el que menos cobra. Esta la personas que se encarga de todo en general y de nada en concreto, esa personas que es la que lleva más tiempo en la oficina, que conoces a todos y todo de cada uno de los empleados, esa persona se podría decir que es la que lleva el cotarro, es la persona a la que todos recurren cuando pasa algo ya sea bueno o malo. También en las oficinas se pueden ver los entendidos, esas personas que aparentemente saben de todo pero que luego se ahogan en un vaso de agua, estas son las que necesitan la ayuda d los becarios en todo momento y las que cuando tienen dudas van a buscar a la persona más antigua de la oficina, la que sabe de todo para solucionar el problema o resolver las dudas que tiene.

Muchos pensaran  que la vida de los oficinistas es un mar de rosas, otros que es un mar de lagrimas… lo importante es que el trabajo que desempeñemos lo hagamos bien y con ganas e ilusión, lo demás ya se irá viendo.